True Detective

Escrito por Luis Perronegro. Publicado en Series TV

true detective

Cuando uno empieza a ver esta serie, a los diez minutos entiende que está ante algo diferente, los fotogramas son como persianas que mantienen abiertos tus párpados. Cada capítulo una vez que acaba se queda en tu cabeza dando vueltas, a tu estómago le cuesta digerirlo, es demasiado amargo para tragártelo y olvidarlo.

Desde que se inicia la cabecera , reconocemos que estamos ante algo extraordinario , una composición visual de belleza y sufrimiento.

La serie arranca con la música triste sin matices de The Handsome Family, cuando la toque mis dedos derramaron sangre, chilla la canción. Todas las piezas musicales que surcan la serie arrastran melancolía agitada en una coctelera de miedo y misterio que impregnaran nuestras almas. Acabas con el espíritu agrietado.

La serie es un thriller con altas dosis de gótico americano, escrito por el novelista Nic Pizzolato. La trama se desarrolle íntegramente en Louisiana. Lo importante no es la historia, lo trascendental es como se cuenta, lo esencial es la vida de los dos personajes que diseccionan sus sentimientos en los trayectos del coche. No importa la trama, lo relevante es si los detectives encontrarán su lugar en el mundo.

El Detective Rust Cohle (Matthew McConaughey)es un corazón negro, lleva la muerte tatuada en su sangre. Habla como hablaban los profetas que ya habían visitado el infierno. “ Este lugar es como el recuerdo del pueblo de alguien, y el recuerdo está desvaneciéndose. “Sí, por aquel entonces tenía visiones. La mayor parte del tiempo estaba convencido de que se me iba la cabeza. Pero otra veces sentía estar alineado con el curso del universo”.

El Detective Martin Hart(Woody Harrelson) parece ser el clásico policía, tipo duro y concienzudo, al que el cine americano es tan aficionado. Sin embargo es alguien que busca salir de su laberinto y que se arrastra por el camino de la autodestrucción, devorando su sueño americano. Todo en su vida parecía transcurrir perfecto, pero la vida es una espina que sólo algunos pocos se pueden quitar.

Add a comment (1)

La nada y sus menudencias

Escrito por Luis perronegro. Publicado en Poemas

En esa botella vacía entran la incontinencia de mis sueños. Todos, incluso el que es demasiado grande para ser fabulado.

El vidrio se agota y fallece junto a la mano ceremoniosa del barman.

Las persianas se desvanecen, y el humo ahora ausente, te devuelve a casa.

Cierran los portales a tú paso, el churrero lanza proclamas llenas de grasa y el metro zarandea jóvenes que apenas pueden susurrar calma.

Las sombras que proyectan las farolas son tan agrias que nunca llego a saber cuándo me persiguen o lloran conmigo

 

La nada

Esa nada que me sigue desde hace tiempo, cuya piel forma parte de mis escamas.

Y me acecha absorta, esperando que el reloj marque las horas.

 

http://luisperronegro.blogspot.com.es/

 

 

Add a comment (0)

Una carretera y la montaña

Escrito por Luis perronegro. Publicado en Poemas

Una carretera y una montaña

Una carretera, una montaña al fondo y un coche con las largas.

La noche acecha y las nubes se repliegan como sábanas.

 

Llevo conduciendo

lo suficiente

como para saber que no llevo destino.

 

He visto amaneceres que parecían lágrimas

surgidas de un infierno siempre presto.

 

Conduzco por carreteras vacías

con el ánimo siempre ausente.

Borro las huellas

y me enchufo las dosis necesarias de gasolina.

 

Me paro.

Sólo para fumar.

Siempre al alba.

Bebo inquieto y casi nunca agua.

 

Canto.

Canciones de los ochenta

y otras veces de los noventa.

Canto en alto para escucharme la voz

y no sentirme desierto al que le robaron el agua.

 

Una carretera.

Una nube

que como algodón

presume de azúcar.

Y al fondo un coche con las largas.

Add a comment (0)

Juegos

Escrito por Luis perronegro. Publicado en Relatos

juegos-S

Jugábamos mientras la luz perforaba las plantas. Teníamos la edad de los sueños. Poseíamos tanto tiempo que daba gusto perderlo.

No habíamos encontrado aún nuestros fantasmas y eso nos permitía cansarnos sin temor a retirarnos antes del término.

No necesitábamos que el vidrio supurara nuestra alma. No pedíamos a la resaca compasión. Ni queríamos confesarnos en la barras.

No necesitábamos luces rojas, ni besos robados. Ni amores a pie de calle.

Jugábamos.

El césped era el tapiz silencioso sobre el que dejábamos que nuestra carne se hiciera vieja.

Jugábamos como juegan los niños con el alma siempre en vilo, esperando que el misterio se nos mostrara en las esquinas.

Add a comment (0)

Sopa de plástico

Escrito por Luis perronegro. Publicado en Documentales

A veces el mar no trae olas a la arena. A veces sólo llega el plástico que arrancamos a la tierra cuando le succionamos su sangre negra, aquella que nunca quiso conocer la luz y que es la materia que mutila nuestra civilización.

 

Las líneas de marea dibujan en blanco los vertederos de la playa. Son como tizas que señalan impertérritas los efectos del consumo infinito.

El azul de las aguas se vuelve tan turbio que ya no parecen trozos de cielo, sino el barro con el que aplastamos nuestra primera costilla.

 

Hay tortugas que se ahogan

y peces que no saben a sal.

Cetáceos que se pierden en las profundidades del océano

como si hubieran olvidado las autopistas del agua.

Gaviotas que ya no conocen su puerto

y viven ajenas al mar que les vio nacer..

 

Los fragmentos de plástico son inmortales. No temen al tiempo y pintan los paisajes con el color de las nubes que no pueden llover.

 

Sólo hay un planeta y está en nuestras manos, las mismas que sirven para acariciarnos y que tantas veces labran las cruces donde vendremos a caer.

 

Sopa de Plástico

 

 
 

Add a comment (0)

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square