MONOTONIA DE SOMBRAS

Escrito por L. Perronegro. Publicado en Poemas

Esta noche esta tatuada en mi vientre.
El aroma de tus senos no se agota en la palma de mi mano.
Siento como mi piel vuela y se arroja hacia tú espina dorsal.
No puedo respirar, hago acopio de aire y me vuelvo a fundir en tú cuerpo.
El sudor nos baña, nos acicala y nos reconforta . Sabe a nosotros mismos.
Nos perdemos en el kilometraje de nuestras morfologías. En los escondrijos del deseo.
Nos hemos amado hasta el tuétano,
como si nuestro odio se hubiera disipado con la luna llena y la carretera poblada de estrellas.
Y al amanecer vendrán las pausas.
Monotonía de sombras en los espejos.

Add a comment (0)

Evoluciones

Escrito por L. Perronegro. Publicado en Poemas

Mi mayor logro evolutivo fue pasar de vaciar litros en los parques a degustar botellines en las tabernas.
Y aquí me planto.

Add a comment (1)

Yo soy viento

Escrito por perronegro. Publicado en Poemas

Yo soy droga dura,
engancho y te acuchillo a girones.
No hay infierno que no conozca
ni paraíso que no hubiera transitado.
Más el viaje que te prometo
no va más allá de un recodo incierto,
de un tiempo arrebatado al reloj de pulsera
y de un beso que nos llevará a un largo embrutecimiento.
Aún así : yo soy viento.

Add a comment (0)

Tú piel el lugar donde te mueves

Escrito por perronegro. Publicado en Poemas

Tu piel, el espacio donde te mueves

No hay nada más prudente que reconocerte en todos los bordes de tu epidermis,

te evita el desagrado de los monstruos frente al espejo.

Te cedo un momento la incontinencia de mis versos

Te presto la mayor de mis artimañas: el misterio.

Pero no quiero verte acumular desidia frente al televisor

como si no hubiera puertas y ventanas que abrir.

Add a comment (0)

Rara vez

Escrito por perronegro. Publicado en Poemas

Rara vez se acuerda de su despropósitos, a lo sumo vomita el día posterior. Cree haber encontrado una noche perpetua, una noche siempre eterna, donde el bar nunca se cierre y los besos no se ocultan en el olvido.
Rara vez se acuerda de sí mismo, se ha acostumbrado a no creerse, no se fía de las arañas que suben por su piel, y no siente el ardor que perfora su esófago. No se comprende cuando esta borracho y no se reconoce cuando esta ebrio, vive sin espejo.
Rara vez quiso ganar algo, que no le sirviera para agotar su permanencia en este lugar.
Siente que se ha perdido algo, pero no se acuerda, bebe un trago largo y coge aliento: la noche es eterna.

Add a comment (0)

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square