El debate de las pensiones, un debate político

Escrito por ángel moreno. Publicado en ADP Opinión

En estos días vuelve a la actualidad mediática el tan recurrente debate de las pensiones. Detrás de los números que se tachan de incontestables, de los informes de los expertos, que como todo experto tiene su ideología o su interés, no se esconde nada más y nada menos que el debate político de cómo distribuir la riqueza.

Lo que se nos presenta como datos objetivos, que la mass media se afana en mostrar como realidad absoluta, no soportaría un análisis riguroso, sin embargo va calando en nuestro pensamiento poco a poco, llegando a formar parte del imaginario común.

Es cierto que la batalla del pensamiento, sin duda la primera de las peleas que la izquierda debería acometer con inmediatez, está siendo muy agresiva e intensa, pero también es cierto nuestra incapacidad para responder con claridad. Frente a sus expertos tenemos que poner los nuestros, en el mismo plano. Aprovecho para recomendaros la lectura del libro Lo que debes saber para que no te roben la pensión de Vincent Navarro y Juan Torres.

  Incluso nos podríamos plantear los efectos de la disminución de las pensiones sobre el consumo interno, que como sabemos constituye el motor de nuestra economía. Con una disminución de las pensiones, se detraería la demanda interna y eso afectaría desfavorablemente a las variables macro de nuestra economía.

Pero volviendo al debate que nos trae a estas líneas, las pensiones contributivas son el salario indirecto que los trabajadores y trabajadoras han ido adelantando a lo largo de su vida laboral, debe ser por tanto, un derecho innegociable. A partir de esta reflexión, el garantizar este derecho es una cuestión meramente política.

El asumir planteamientos como el factor de sostenibilidad, el elevado coste de las pensiones, el déficit como dogma de fe y guía inescrutable de nuestro destino, los salarios miseros como situación irreversible, el alto desempleo como inevitable, nos lleva a sostener la lógica neoliberal de que cuando faltan los ingresos recortemos los gastos y privaticemos lo público. Esta lógica que se viene desarrollando lentamente en todos los ámbitos públicos, como la sanidad, justicia, la seguridad, educación, etc. no puede ser nunca un planteamiento asumible en un discurso de clase.

Detrás de estos planteamientos sólo hay un objetivo, el ingente negocio de los fondos de pensiones privadas, una cantidad inmensa de capital con el que especular en los mercados financieros y obtener las nuevas plusvalías que ofrece el dinero fiduciario.

Nuestro planteamiento debe ir por el aumento de los ingresos para garantizar el derecho a una pensión justa y revisable. Para ello deben aumentarse las cotizaciones de las empresas que más facturan, abordarse el problema de un empleo de calidad como herramienta de gestión de la riqueza y no como una devaluación de derechos, o utilizar la vía impositiva al capital para garantizar el montante de las pensiones.

Esto nos lleva al gran motor de la historia: la lucha de clase como elemento de corrección de los equilibrios y distribución de la riqueza.

 

 

Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square