Loncopué, desenlace

Escrito por Skapamerika. Publicado en Argentina

6 de junio de 2012
 
Loncopué nos recibió con los brazos abiertos. ¿Dos españoles? ¿en el pueblo donde no cae un turista extranjero ni por equivocación? Nos convertimos en la sensación del momento. Todo el mundo nos invitaba a comer y nos saludaba por la calle. Y encima nos alojábamos en casa de Viviana, líder del moviminto popular! 
La acogida fue tan increíble, que no pudimos hacer menos que implicarnos al máximo en la última semana de lucha antes del referéndum.
Repartimos votos e informamos sobre la consulta popular con Cristina y su hija Jimena. Participamos en las asambleas vecinales. Incluso salimos en la radio Arcoiris dando nuestro apoyo a la iniciativa!!

 
Tuvimos la oportunidad también de acudir a una conferencia de expertos, el periodista Darío Aranda (con quien además pudimos conversar, ya que estuvo todo el domingo día 3 de junio en Loncopué) y el fiscal Gómez. Escuchamos la opinión de loncos de diferentes comunidades mapuches, de estudiantes de minería, de representantes del partido comunista, de funcionarios miembros del partido regional, del tribunal regional...
 
Darío Aranda y el Fiscal Gómez en la biblioteca Elorri de Zapala.
 
El día anterior a la celebración de la votación comenzó el intento de boicot por parte de los pro-mineros. A pesar de ser jornada de reflexión, supuestamente mucho más estricta en Argentina que en España, se lanzaron panfletos instando a no salir a votar. La gente empezó a recibir mensajes en sus móviles y llamadas de teléfono en sus domicilios, todas ellas anónimas, chantajeando, comprando la abstención, tratando de impedir la participación ciudadana.
El ambiente general era de tensión, de nervios. Era necesario que la mitad más uno de la población saliera a votar, y además, que la mitad mas uno de los votos fuera a favor de la ordenanza, y por lo tanto en contra de la minería.
 
El día del referéndum fue tenso desde el principio. Nos levantamos bien temprano y seguíamos las noticias por Radio Arcoiris, ya que al ser extranjeros no podíamos entrar en el colegio electoral, y además estábamos a cargo del centro de operaciones, o lo que es lo mismo, la casa de Vivi.
Ya a primera hora de la mañana un piquete pro-minero impedía el acceso al colegio electoral. Después nos enteramos de que había gente ofreciendo dinero a los vecinos que se dirigían a votar. También se personó un ministro regional tratando de fiscalizar la votación, así como un notario que aseguraba haber sido contratado por un vecino anónimo...
Y allí estábamos nosotros. En medio del mogollón popular. Aprendiendo a entender los ritmos y rutinas políticas de otros países, escandalizándonos por lo evidente de la corrupción. Sin entender cómo el poder no se había dado por vencido aún, no se daba por vencido nunca! incluso cuando el pueblo ha conseguido imponerse sin violencia y con la ley de su lado.
 
Cuando aparecieron las Madres de la Plaza de Mayo de Neuquén, un remolino de luz llenó la casa de Vivi. Dos señoras, chiquitas, arrugaditas, y el marido de una de ellas. No paraban de hablar, de darnos besos, de hacernos preguntas... encantadores!
Qué fuerza tenían con lo pequeñitas que eran! Qué lección de coraje, de ganas y de todo.
Fue un placer conocerlas y compartir mesa con ellas. Fue más que un placer, fue un privilegio.
 
Lolin e Inés, madres de la plaza de mayo de neuquén y alto valle, y Oscar, esposo de Inés.
 
Durante la tarde aparecieron por casa otras personas de apoyo a la iniciativa, que venían de distintos lugares de la región.
También nos visitaron los personajes habituales de Loncopué, a quienes ya conocíamos.
Jimenita, la secretaria de la parroquia. Coqueta, responsable y listísima a pesar de su síndrome de down.
Ceci e Ida, madre e hija, que merecen una historia para ellas solas. Y Dani, el hijo de Ida, que nos hizo recordar lo bonito de haber sido educadores.
Teresa, tan amable y atenta. Y Roxana, y Manolo y Aldana. Y por supuesto los curas, Gabi y José María, ejemplos de cómo deberían ser todos los curas del mundo. 
Y Miguel, Juana, Rosi, MariaRosa, Coca... tantos, tantísimos!
 
A las 18h se cerró el colegio, y sobre las 21h se había terminado el recuento de votos... Ya estábamos muchos en la calle cuando empezó a oírse que había ganado el sí. ¿Ha ganado el sí? mesa por mesa, boca a boca. HABÍA GANADO EL SÍ!
Con más de un 70% de participación, y el apoyo de más del 80% del pueblo de Loncopué, había ganado el sí!!
 
La calle empezó a llenarse de gente y de coches. Gritos, hurras, cantos y lágrimas. Y una batucada, y banderas y pancartas y bocinas de coches. Y el pueblo fue del pueblo. La gente aplaudía, cantaba, bailaba. Qué VICTORIA tan bonita!
Pero depronto, se escuchó un rumor... la policía se niega a custodiar las urnas! No lo podíamos creer! 
El pueblo había sido claro, había participado como nunca en la historia, y aún así el gobierno seguía intentando ponerle la zancadilla al proceso, abusando de su posición de poder, un gobierno democrático! Elegido por el mismo pueblo!
La palabra indignación se queda corta. Queríamos escupir a la policía, apedrear la comisaría, gritarles, insultarles... no sé. Hacerles entender!
Sin embargo el pueblo de Loncopué nos volvió a dar una lección de comportamiento. Lo único que hizo fue gritar más fuerte.
Respetando, siempre.
 
Finalmente hubo dos oficiales que custodiaron las urnas. Por fin llegaba la razón! Y no hizo falta que hiciéramos turnos para custodiarlas toda la noche, éramos cientos de voluntarios!
 
Entonces la celebración fue imparable. 
 

 

 

Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square