Chaunaca - Potolo (parte II)

Escrito por Skapamerika. Publicado en Bolivía

 
Salimos muy temprano para aprovechar las horas de Sol y vamos casa de la Pastora a devolverle el candado y a despedirnos.
A esa hora están llegando los chicos a la escuela, algunos tienen que caminar hasta dos horas para llegar desde sus casas. Nos dicen que han pedido una movilidad pero nadie quiere poner a disposición un bus que recorra a diario esos caminos de cabras.
Pastora nos indica el camino: “ tienen que ir hacia ese árbol que está solito”. El árbol está en lo alto de una de las paredes circulares y empezamos a subir.
Después del árbol el camino se vuelve a complicar. Senderos que suben, que bajan… preguntamos a varias personas y nos indican una casa grande a lo lejos. Supuestamente allí está el “cuidador de las huellas de dinosaurio”.
Por el camino algunas personas nos ofrecen comprar fósiles de conchas de mar. Este territorio conserva algunos restos óseos de dinosaurios, fósiles de diferentes especies y las famosas huellas de dinosaurio.
 
Las condiciones de vida son difíciles por aquí. La gente vive prácticamente en la miseria. Apenas comen en todo el día, no hay mucha ganadería y la tierra no es buena para cultivar. Los adultos engañan el hambre a base de mascar coca, y los niños van sucios y vestidos con harapos. Las condiciones de higiene son mínimas tanto dentro como fuera de las cabañas.
Me acuerdo del Che y de lo que tuvo que impresionarle descubrir en los años 50 la situación de miseria en la que viven muchos sudamericanos. También de lo que le impresionaría saber que más de medio siglo después algunas cosas no han cambiado demasiado.
Caminamos un buen rato y llegamos a la casa grande, donde tampoco hay nadie. Seguimos subiendo y llegamos a casa de la familia del “cuidador” que nos recibe con una sonrisa de oreja a oreja. Nos ofrece cerveza y nos canta con su charango. La verdad es que nos cautiva, es el primero que nos sonríe en todo el día!
 
Decidimos que después de mostrarnos las huellas de dinosaurio nos acompañe de camino a Potolo porque parece complicado encontrar el sendero desde aquí.
Seguimos subiendo y nuestro guía resulta ser un acompañante genial! Nos lleva casi hasta Potolo, unas dos horas de camino que él tiene que recorrer de vuelta, así que le regalamos agua y manises… menudo palizón que se dio el pobre!
Llegamos a Potolo hechos polvo y empezamos a buscar a la encargada del refugio, que esta vez no tardamos tanto en encontrar. Nos invitan a beber chicha, que sabe a pies, y nos dejan en el refugio que sí tiene agua pero no tiene luz. También tiene una seria invasión de hormigas.
 
Volvemos a dormir como bebés y a las 8 de la mañana tomamos un micro que nos lleva de vuelta a Sucre, de vuelta a la civilización…
 
gDSCF2471
De camino a la casa del dueño de las huellas de dinosaurio.
 
gDSCF2504
Los peques de Atilino, el cuidador de las huellas.
 
gDSCF2540
La familia de Atilino.
 
gDSCF2591
Atilino al charango
 
gDSCF2710
En la plaza de Potolo
 
gDSCF2719
Informadoras de Potolo
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square