Cochabamba

Escrito por Skapamerika. Publicado en Bolivía

 

18 agosto de 2012
 
Persuadidos por nuestra última experiencia en bus, esta vez viajamos de día en la única compañía que encontramos que viajaba de día.
Llegamos a Cochabamba en un día de mucho calor y se nos hace eterna la caminata en búsqueda de alojamiento. Al final damos con un sitio que no está mal del todo, especialmente cuando descubrimos que tiene wifi! Aunque al colchón le faltan muelles y al agua de la ducha unos cuantos graditos.
 
Cochabamba es una ciudad amable una vez que sales de la zona de la terminal, que da un poquito de yuyu. Tiene pocos atractivos turísticos pero suficientes servicios para el turista. Además dicen que es donde puede saborearse lo mejor de la gastronomía boliviana, así que nos disponemos a ello.
Para empezar, la primera noche disfrutamos de un sabroso surubí. Pescado por fin!
 
Tal y como nos dijo la señora de las naranjas en el autobús de la muerte (no sé si la recordáis), los días 14 – 16 de agosto se celebra la fiesta de la virgen de Urkupiña, en la vecina localidad de Quillacollo.
Desde Cochabamba se toma un mini bus que tarda apenas 20 minutos en llegar a Quillacollo, que cuando llegamos está de bote en bote.
Un larguísimo mercadillo surca la avenida principal ofreciendo al comprador toda clase de productos. A nosotros nos seducen los puestos de fruta fresca; sandía, papaya y piña! Para el niño y la niña!
Pero sin duda la mayor atracción no son el mercado ni los puestos de comida, sino los bailarines que vienen de toda Bolivia para rendir homenaje a la virgen.
Una tras otra, las agrupaciones de bailarines desfilan entre dos enormes gradas que atraviesan la ciudad como la solución de un laberinto de crucigrama.
Morenadas, diabladas, sayas, cuecas… hacen vibrar a Quillacollo con el sonido de sus carracas, de sus tambores, de sus giros, de sus colores.
Mientras, poco a poco, la ciudad se va llenando de más y más gente, y de más y más basura.
 
Esa es una de las cosas que no nos gustan de Bolivia, la pasmosa la capacidad de los bolivianos para ensuciar el entorno, ya sea campo o ciudad. No hay ninguna educación medioambiental, y encima hay poquísimas papeleras!
 
Pasamos todavía un par de días en Cocha, descansando y comiendo bien. Y después de cumplir con los trámites burocráticos que nos permiten continuar viaje (dícese renovar permiso de turista y renovar paro) decidimos marchar dirección este, hacia el PN Amboró, a la población de Buenavista.
 
Imágenes de las fiestas de la virgen Urkupiña:
 
gDSCF3848
 
gDSCF3854
 
gDSCF3920
 
gDSCF3942
 
gDSCF3956
 
gDSCF3958
 
gDSCF3967
 
gDSCF4001
 
gDSCF4105
 
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square