Buenavista

Escrito por Skapamerika. Publicado en Bolivía

24 de agosto de 2012

 
Calor, calor, calor y calor, y humedad y calor. Así nos recibe Buenavista, un bonito pueblo tropical a medio camino entre Cochabamba y Sta. Cruz.
Después de tanto tiempo en la altura esto nos parece el Caribe. Cesar cree que se muere, pero al final nada, sobrevivió.
Yo sin embargo recibo una descarga de endorfinas, sobredosis de vitamina D por los cuatro costados!!
Aquí pasamos los siguientes tres días, que debido a la calor son tranquilos y siesteros.
Nos bañamos en el río, donde a última hora nos comen los mariuís, un minimosquito negro que no te enteras de cuando te pica pero que te deja puntitos de sangre por todo el cuerpo.
César dice que son como los rodadores de Cuba, y me cuenta una historia de terror rodador vivida con Julito.
 
También hacemos nuestro primer intento de entrar a la selva, que no por infructuoso resultó menos interesante.
Después de las 3 HORAS de conversación que nos lleva “conocer” los “detalles” de la excursión que contratamos (y lo entrecomillo porque en Bolivia es imposible conocer nunca ningún detalle de nada, incluso después de 3 HORAS) por lo menos nos enteramos más o menos de la situación política tan surrealista que se está viviendo en el pueblo. Resulta que una fracción de un sindicato opuesto al partido gobernante ha tapiado LITERALMENTE la puerta de acceso al despacho del alcalde, así que en el momento en que nos encontramos Buenavista no tiene alcaldía.
(Que digo yo que a lo mejor es una idea…)
 
Como decía, nuestro intento de incursión al PN Amboró resultó no salir como esperábamos. La noche anterior a nuestra aventura en la selva cae una chupa de agua de órdago a la grande, con truenos, relámpagos y demás efectos especiales.
Nos levantamos temiendo lo peor, así que salimos corriendo hacia la agencia, o mejor dicho, salimos chapoteando por las calles semi inundadas hacia la agencia donde nos esperan nuestro guía y la dueña que nos dicen que nanai con la cabeza.
Con la lluvia que ha caído el río está desbordado y el camino es impracticable. No hay excursión.
Con penita en el corazón y alivio en nuestros bolsillos recuperamos el importe de la aventura (bien considerable para la media boliviana) y nos volvemos a la cama.
 
Hacia el mediodía dejamos Buenavista, tomamos un taxi compartido hasta Sta. Cruz y de allí otro a Samaipata, en la cara sur del PN Amboró.
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square