Chile Chico

Escrito por Skapamerika. Publicado en Chile

28 de abril de 2012

El 27 de abril cruzamos a Chile Chico, en la provincia chilena de Aysén, un territorio salvaje como la patagonia argentina pero con un paisaje comletamente diferente. A este lado de los Andes la lluvia es generosa, hay mucha vegetación, altas montañas, bosques y humedad.
La carretera austral serpentea desde O'Higgins al sur, hasta Puerto Montt al norte y también cuenta con largos tramos sin asfaltar. Esto hace que las poblaciones que hay a lo largo del camino no terminen de abandonar ese aislamiento al que parecen haber sido condenadas al haber crecido en lugares tan remotos.
 
Como decía, el 27 de abril cruzamos la frontera por el paso de Jeinemeni, que bordea el segundo lago más grande de Sudamérica. 
En la parte argentina se llama Lago Buenos Aires, y en la chilena Lago General Carrera.
 
Una vez en Chile Chico descubrimos que teníamos tantas ganas de salir del circuito turístico, que no habíamos calculado las consecuencias!
Como acostumbramos al cruzar la frontera, nos dirigimos tan pichis al cajero a sacar pesos chilenos para poder pagar el alojamiento y el transporte de los siguientes días...
Y exacto! es JUSTO AQUÍ cuando se nos empieza a complicar la vida: sólo un banco, con sólo un cajero que sólo lee tarjetas mastercard (sí, mierda, todas nuestras tarjetas son visa...). Nos presentamos con nuestra mejor cara a la única ventanilla del banco, donde una señorita nos dice que es imposible cambiar nuestros pesos argentinos, sólo compran dólares o euros...
¡¡pero si Argentina está a 20 minutos en coche!!! 
En fin, que aunque en el banco no había nada que hacer, aún había un resquicio de esperanza. La señorita nos dice que si vamos a "Calzados Patti" y esperamos hasta las 15h a que abra, quizás podamos cambiar nuestros pesos argentinos a chilenos.
Total, que nos damos una vuelta para hacer tiempo, y a las 15h como un clavo nos personamos en la puerta de "Calzados Patti", donde una amable viejita hace trizas nuestras esperanzas... ella lo que vende es peso argentino, no chileno! PERO que si vamos a algo llamado "kilogram", ella cree que podremos cambiarlos.
Así que ale, en busca del tal "kilogram", que no encontramos por supuesto, más que nada porque no existe! ya que no era "kilogram" sino "Quilodram" el apellido de la dueña de una venta llamada "Porvenir" donde por fin sí, por fin! pudimos cambiar nuestros pesos argentinos a pesos chilenos a un cambio no tan terrible como temíamos.
 
Como veís, la historia de Chile Chico termina bien. Al tener moneda del país se nos abrió todo un universo de posibilidades; pudimos comer, Cesar pudo "ver" ganar al Athletic, pudimos dormir (diría en caliente pero mentiría), no pudimos ducharnos porque el agua no tenía presión, y lo más importante, pudimos salir sanos y salvos de la preciosa, maravillosa y acogedora Ciudad del Sol, como llaman cariñosamente a la población de Chile Chico, eso sí, con una lección bien aprendida... no ser tan espabilados!
 

Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square