Río Tranquilo no es tan tranquilo

Escrito por Skapamerika. Publicado en Chile

29 de abril de 2012

Para salir de Chile Chico habíamos pensado viajar en barco a través del Lago General Carreras hasta la población de Puerto Ibáñez, pero finalmente decidimos marcharnos junto a Jesús y Germán hasta Puerto Río Tranquilo y ver allí las capillas de mármol.
 
Y os preguntaréis, quiénes son Jesús y Germán? pues se trata de dos chavales españoles, madrileño y asturiano, que conocimos en el bus hasta Los Antiguos, y que encontramos de casualidad en las calles de Chile Chico.
Estos chicos, super vitalistas y muy generosos, llevan 6 meses recorriendo sudamérica con un djembé y una gaita asturiana, y con una cámara con la que captan imágenes para un proyecto todavía en gestación llamado CoLoRaMa.
 
La mañana del 28 de abril tomamos una combi donde ya desde el principio nos tratan un poco regular, haciéndonos ver que los servicios en esta zona de Chile son prioritarios para los residentes. Si no hubiéramos accedido a viajar cuatro personas en tres asientos, nos hubiéramos quedado en Chile Chico! en cualquier caso, está bien, respetamos esa prioridad.
El lío comienza cuando nos negamos a que el conductor nos cobre cinco veces más que a los residentes... el conductor se mosquea, se pone bruto y dice de llamar a los carabineros, a lo que respondemos que adelante. Queremos que alguien nos explique porqué trasladarnos a nosotros es más caro .
Un rato después llega la policía, una pareja como en España. El chulo y el serio. El serio nos toma los datos, el chulo pues eso, se pone chulo. Insinúa que si no entendemos la situación es que somos tarados, que queremos viajar gratis, amenaza con multarnos y al final se le escapa un "se os acabó a los españoles lo de llegar pisoteando". Un cretino, vamos.
Por lo que podemos entender entre tanto farfullo, los residentes de la región están subvenciondos por el Gobierno, por lo que su desplazamiento es más barato que cualquier no residente, chileno o no. La explicación la entendemos, aunque igualmente el precio nos parece exagerado, y la puesta en escena de los carabineros y el chofer suelta un feo tufillo a chanchullo que tratamos de ignorar para no alargar el problema.
En cualquier caso lo peor no fue ceder y pagar el precio que ellos convenían, sino la sensación de impotencia que se queda tras la discusión. Los "insultos" de la policía, su claro abuso de poder, el no permitirnos hablar y explicar nuestra versión... y el desconocer el comportamiento de la policía chilena nos provocó rabia, y una gran sensación de desprotección.
Y de injusticia, de esa injusticia que parece envolver todos los lugares del mundo.
 
Bonita bienvenida a Río Tranquilo, sí señor. Menos mal que nuestro buen humor es cuasi inquebrantable. 
 

Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square