Entramos a Guatemala. Antigua

Escrito por Skapamerika. Publicado en Guatemala

6 julio de 2013. 
 
Y como si hubiéramos cruzado un agujero de gusano de esos espaciales, nos encontramos en Antigua, la primera población que conocemos de Guatemala.
 
Antigua es pequeña, limpia, cómoda y bonita. Y por eso está llenísima de turistas.
Se trata de otra de las poblaciones coloniales más antiguas de América (no sé cuántas llevamos ya…) y además está muy bien conservada; sus calles continúan adoquinadas, mantiene muchas iglesias, las casas son bajas y siguen pintadas de granate, ocre, blanco…
Tiene una gran plaza, arbolada y cuadrangular, con la catedral en uno de sus lados y con soportales en el resto. Y bajo los soportales… pues hay lo mismo que en el resto de poblaciones coloniales bien conservadas; que si un mc Donald, que si una cafetería pija, que si una tiendita de artesanía de telas, que si una joyería de jades… Ya sabéis.
 
El entorno es hermoso. Seguimos en altura y hace fresco. Varios volcanes rodean la ciudad, y de hecho uno de ellos fue el responsable de la desaparición de la “primera Antigua”, que hoy está reconstruida con edificios de bloques de cemento y que se conoce como Ciudad Vieja.
 
El mercado es quizás la parte más guatemalteca de la ciudad. Una vez que se superan los puestos de souvenires se llega a la zona de las frutas y las verduras, de camisetas y calzoncillos, de nachos naturales con polvo de chile y tostadas recién fritas.
También se pueden encontrar algunos puestos de venta de telas para hacer las faldas de las mujeres, que en Antigua se ven pocas pero se ven.
 
Por aquí nos quedamos unos días. Al segundo llegaron Nacho y Aitor, los dos madrileños que conocimos en Utila.
Recorrimos la ciudad, visitamos una galería fotográfica, compramos alguna chuminada, y nos iniciamos en la gastronomía guatemalteca, que lamentablemente difiere poco de la que venimos degustando en Centroamérica. Sí, me refiero al pollo, a los frijoles, a los huevos, a la carne de res dura como un zapato…
Por otra parte, empezamos a ver burritos, tacos, nachos, y se nota que estamos de camino a México.
 
En fin, Antigua no estuvo mal, sin embargo tenemos la sensación de que Guatemala esconde secretos mucho más interesantes. Sospechamos que lo mejor del país está por llegar.
Así que una mañana bien tempranito recogemos y nos vamos, los cuatro madrileños, camino de Panajachel, en el Lago Atitlán.
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square