Arequipa

Escrito por Skapamerika. Publicado en Perú

8 de noviembre de 2012
 
Arequipa, la ciudad blanca, se extiende a los pies del imponente volcán Misti y es considerada la Barcelona peruana.
Los arequipeños se sienten diferentes y defienden su independencia. Por ahora parece que esa independencia no puede ser posible, pero simbólicamente ellos ya han acuñado su propia moneda y su propio pasaporte.

La ciudad se encuentra a unos 2300 msnm, al contrario que sus vecinas Cuzco y Puno que sobrepasan los 3000 metros de altura, por lo que el clima es mucho más amable, cálido durante el día y fresquete sin exagerar por las noches.

En Arequipa visitamos algunos museos muy interesantes, como el de Santury, donde se encuentra Juanita, la niña inca congelada.
Como ya os contamos cuando estuvimos en Salta en Argentina, a veces los incas ofrendaban niños a los dioses, y los enterraban vivos aunque ebrios y medio inconscientes en las cumbres de las montañas sagradas.
A Juanita la encontraron quince días después de que un terremoto la desplazara de la que fue su cama durante los últimos siglos, en la cima del volcán Ampato. Como estuvo expuesta al sol durante ese tiempo, su cara se ha deshidratado, aunque el resto de su cuerpo se conserva como entonces.
Junto a ella han encontrado numerosas reliquias textiles, figuras de oro y plata, cerámica y demás que han servido para iluminar la semi-desconocida historia inca.
También visitamos el Monasterio de Sta. Catalina, construido en el siglo XVI por una rica viuda española.
Su interior no se parece a ningún otro monasterio que haya visto en mi vida. El recinto es tan grande que parece una ciudadela. Tiene plazas, fuentes, paseos, calles…
Las novicias y monjas en vez de vivir en las típicas celdas austeras, vivían en una especie de  apartamentos con cocina y baño privados ¡e incluso con sirvientes!
Podían utilizar la vajilla de lujo de su dote y apenas hacían vida en común. Los “apartamentos” podían ser vendidos o alquilados entre monjas
Montaban fiestas donde había música, comida, danzas… en fin, un chollo de claustro.
Y el chollo duró hasta que el Papa Pío IX envió a una dominica con muy mala leche a poner orden.
En la actualidad todavía hay algunas monjas que viven en el monasterio, aunque por lo que nos han dicho su clausura es un poco light.
 
En Arequipa volvimos a encontrarnos con Alain, que ya es como de la familia.
Mientras nosotros llegábamos a Arequipa y visitábamos el cañón del Colca, él volvió a La Paz desde el Titicaca, visitó Potosí, el salar de Uyuni y San Pedro de Atacama, en Chile, y atravesó el desierto del norte de Chile y sur de Perú hasta nuestro encuentro.
Resulta que Alain hace unos años estuvo trabajando durante 4 meses en Arequipa ¡así que nuestra cita era obligada!
Los días que pasamos con él nos saltamos a la torera nuestro presupuesto y disfrutamos de la gastronomía peruana y arequipeña, que es absolutamente deliciosa. El cebiche, la causa, el cuy chactado, el adobo, el pastel de papas… y descubrimos la fusión japo-peruana en los locales de sushi de la ciudad.
La calidad de la gastronomía peruana es asombrosa ¡y probándola después de haber pasado tres meses en Bolivia lo es muchísimo más! A diferencia del país vecino, sin gastar mucho dinero se pueden disfrutar de platos muy muy sabrosos.

Así que pasamos una semanita de Sodoma y Gomorra, de festival gastronómico regado con pisco sour, vinos y fernet, hasta que decidimos que había que seguir viaje.

Dejamos a Alain en Arequipa aprendiendo español y viajamos a Cuzco.

-------------

Como Cesitar no hizo ninguna foto de Arequipa os enlazo a un vídeo musical donde podréis ver algunas imágenes de la ciudad y además disfrutar del folklore peruano. Aquí están MARY ROSAS Y LOS MARAVILLOSOS DEL REQUINTO!
(he intentado insertar el vídeo pero ná, que no me deja)
 
 
Powered by Bullraider.com

En ruta 180

Metroesferic

skapamerica square

Los Paddington square